Tu erótico paisaje

El grato recuerdo de tu erótico paisaje

Me transporta por tu cuerpo en un fantástico viaje

Suavemente me desliso en tu ondulada cabellera

Que cual cascada fresca acaricia tu espalda

Y me lleva a un lago que tranquilo observa.

A tus glúteos siameses que celosos vigilan

Deseado tesoro en tierra escondida,

Tierra misteriosa, tierra prometidaJamás explorada jamás invadida

Tesoro que adorna tu cuerpo de diva.

Tus torneadas piernas forman cordilleras

Contentas se unen donte tus caderas.

Sigo con mi viaje el corazón me guía

Y miro extasiado tus ojos de niña

Como dos luceros que en la noche brillan

Como grandes soles que alegran mi día.

Que si están abiertos, está abierto el cielo

Que si están cerrados, es virgen dormida.

Poco más abajo en forma expandida

Diminutas cuevas de nariz tan linda

Exhalan vapores de pasión sentida.

Tus labios tan frescos, pétalos de rosa

Llenarles de besos y morder provocan

Destellos brillantes de entreabierta boca

Son perlas preciosas que tu lengua moja.

Caigo hasta tus pechos que se me imaginan

Cúpulas de templo que hacia el cielo miran.

Entre ellos paso y por las playas de tu vientre

Llego hasta tu isla donde me refugio y nutro en seguida

De esas ricas mieles manantial de vida

Fuente inagotable que no se termina

Veo tu rostro hermoso, de rosa encendida

Que a tu cuerpo entero todito ilumina

¡Tu cuerpo de diosa! ¡Tu cuerpo de ninfa!

¡Cuerpo de mujer! ¡De mujer divina!

Por Efrén Gil Vázquez 2000

Deja un comentario