Dios es un misterio

Que al ser corporificado en Cristo, se define, se explica y se expresa.

Dios hecho visible.

El Señor Jesús dijo en Juan 14:9 «El que me ha visto a Mí, ha visto al Padre.

Por lo tanto Cristo es el misterio de Dios y la iglesia es el misterio de Cristo

La iglesia como Su Cuerpo es producido, y existe a partir de la impartición del Dios Triuno, como Su poesía, Su obra maestra . Cuando los Ángeles ven la iglesia gloriosa, cantan.

Lo más maravilloso es ver cómo los creyentes quienes son la iglesia, operan la impartición divina de Dios como el material para producir un sólo y nuevo hombre universal, y logran el deseo Su deseo al ejercer su mayordomía siendo capaces de completar la palabra de Dios, dando a conocer las riquezas de Cristo de manera progresiva, gradual y continua.

Ahora bien, todo aquel que esté de parte de Dios y sirva, ministre, administre y ejecute en esta línea Su economía, será atacado por el enemigo. Su sutileza consiste en cubrir con un velo la palabra revelada a Pablo debido a que «… el misterio había estado oculto desde los siglos y desde las generaciones, pero que ahora ha sido manifestado a Sus santos, a quienes Dios quizo dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria». Col. 1:26,27

La forma de «ministrar las inescrutables riquezas de Cristo como evangelio, y de alumbrar a todos para que vean…» (Efesios 3:9), es a través del disfrute que tenemos de ellas. Si amamos al Señor tenemos el derecho y el privilegio de comer del árbol de la vida, entonces estaremos llenos y satisfechos como para infundir a otros.

La gracia vino con Jesús, la divinidad con la humanidad hace un Dios-hombre. Tal persona es la gracia para que nosotros la recibamos la disfrutemos y la experimentemos como suministro de vida.

¿Cuál es la diferencia?

Que no se trata de llevar a cabo una obra de iglesia común; no nos interesa meramente enseñar la Biblia de una forma externa, sino que deseamos SERVIR las riquezas de Cristo como un platillo especial para comer a todos los miembros de la familia de Dios e incluyendo, a los que son parte de nuestra vida cotidiana, a quienes amamos, estén cerca o lejos.

La luz siempre acompaña la vida, y la vida nos da luz.

Bibliografía: Santa Biblia versión REcobro / Primera edición 2012 / Living Stream Ministry

?

Deja un comentario