Participación juvenil, la clave de una nueva política

Por Abraham Roberto Cortes Reta

Septiembre de 2019

Cuando pensamos en la palabra Política lo primero que se nos viene a la mente son adjetivos negativos, recordamos personajes de la vida pública que en su mayoría tienen más de 50 años y que representan una generación de políticos que han desacreditado la actividad política en México.

Ante esta crisis de confianza que enfrenta el sector público, la esperanza solo puede recaer en aquellos que puedan renovar desde sus cimientos las maneras de hacer política: Los jóvenes.

Los jóvenes representamos la oportunidad del cambio, pero para que este cambio conduzca a efectos positivos para el país, la Juventud debe estar bien preparada, en valores cívicos y una amplia conciencia ciudadana.

Un relevo generacional de la clase política es necesario pero además es inminente, en México, según INEGI, hay cerca de 40 millones de jóvenes lo que es más del 30% de la población a nivel nacional. En pocos años este sector de la población asumirá la responsabilidad de conducir y tomar las decisiones que repercutan en la vida de todos los mexicanos.

Esto nos brinda esperanzas en el futuro, pero también nos deja a los jóvenes una gran responsabilidad de convertirnos en verdaderos ciudadanos, agentes de cambio social que busquen mediante acciones pequeñas pero constantes, contribuir desde sus espacios de trabajo, en sus escuelas y en su mismo hogar, a la mejora continua de nuestra sociedad.

Una nueva generación de administradores y servidores públicos deberá formarse en el presente, desde una «Cultura de Participación». Entendiendo que es, lo que México necesita.

Ciudadanos que dejen de pensar tanto en sí mismos y comprendan que es necesario dar más de nosotros, participar, muchas veces sin esperar nada a cambio, sabiendo que cada acción honesta, altruista y justa, beneficiará en pequeña o gran medida a la construcción de un mejor país.

La tarea implica que cada joven se asuma un ciudadano mexicano con el deber y el derecho de tomar parte en las decisiones de la vida pública del país, esta toma de conciencia conlleva dejar de ser espectador y convertirse en protagonista de los cambios sociales.

La voz de los jóvenes es fuerte y más en un país como México con tanta riqueza cultural y social, sin embargo debemos ir más allá de las protestas y generar propuestas. Tomar en nuestras manos el timón de la Nación implica decidir el rumbo que queremos y para ello debemos estar muy bien informados y preparados.

Cada día se abren más espacios de participación juvenil y si no los hay ,podemos crearlos. Gobiernos, partidos e instituciones se están dando cuenta del valor de la juventud así que no hay ninguna excusa, es el tiempo de los jóvenes.

Participemos más, hagamos nuestros los espacios públicos, convirtamos a los Congresos Locales y a las Cámaras de Diputados y Senadores en auténticas tribunas del pueblo de México. donde alcemos la voz y demostremos que la juventud puede llevar a México al lugar donde debe estar.

Un comentario en “Participación juvenil, la clave de una nueva política

  1. Abraham Cortés, sin duda REVISTA ELITE.MX es un medio para los jóvenes por lo que te damos una cordial bienvenida, ¿FELICIDADES! y, ¿Porqué no hacer un DEBATE?
    En tu artículo hay algo que me preocupa; y es ese relevo del que hablas como si fuera un cambio de pensar y de actuar automático por el simple hecho de pertenecer a otra generación.
    1. Tu, como tus compañeros que posan en la foto, nacieron en un sistema neoliberal y difícilmente podrán comprender el sistema que muchos si pudimos vivir en donde en México, había desarrollo y no sólo crecimiento económico. Ustedes podrán verlo teóricamente a través de la historia pero no vivido, experimentado. Por ello surgen en mi muchas dudas que me gustaría me contestaras:
    Existen personas como Porfirio Muñoz Ledo que nacieron haciendo política para una nación. Yo recuerdo que desde muy pequeña mi padre asistía a La Tribuna de México y oía mentar a este personaje con un pensamiento liberal del cual yo me identifico profundamente y nunca lo derrocaría porque cometería un error. Su sapienza es mucho más importante en la que toda esta generación de Milenials debe enfocarse para recibir consejo, sabiduría.
    2. Tu hablas de hacer u los jóvenes un cambio. ¿Cómo lo harías? Según yo, precisamente ahorita se está produciendo uno. Se está separando la política de la economía para evitar la corrupción y la impunidad del «servidor público» y es evidente que se llevará tiempo porque todo cambio es un aprendizaje que genera un proceso que no es de la noche a la mañana.
    3. ¿Cómo logras que los ciudadanos dejen de pensar en sí mismos, cuando no son capaces de sacrifican su bienestar económico y de status profesional por su propia familia en la que están educando o deseducando individuos totalmente individualistas, mucho menos por su sociedad?
    4. «que cada joven se asuma un ciudadano mexicano con el deber y el derecho de tomar parte en las decisiones de la vida pública del país», El deber y el derecho de decidir por el rumbo de un país se adquiere involucrándose con el pueblo, conociendo sus diferentes regiones a profundidad. Éste deber y este derecho, el único que lo ha adquirido junto con su equipo es nuestro presidente de México. ¿Ustedes qué harían para lograrlo?
    5. ¿Cuál es el rumbo que quieren ustedes, además de abrir espacios para dejarse oír y leer?

Deja un comentario