Comunicado de mujeres indígenas libres Mixtecas (Baja), Mazahuas y Nahuas

Comunicado de mujeres indígenas libres Mixtecas (Baja), Mazahuas y Nahuas

Hoy 5 de septiembre Día Internacional de la Mujer Indígena. En México y en San Luis Potosí aún se respiran tiempos de conquista y de Colonia.
La discriminación, el racismo, la exclusión, el despojo, la violencia de todo tipo contra la población indígena y en particular contra nosotras las mujeres y niñas indígenas es inquisitoria. Si eres mujer, pobre e indígena estas condenada a sufrir vejaciones, porque ante la mirada del gobernante, del funcionario, del empoderado hombre o mujer que se siente conquistador o colonizador en tierra ajena, eres nada.

Es indignante que a lo largo de siglos prevalezcan estas visiones y prácticas de encomenderos, de machos violadores, de mentirosos gobernantes. Creen aún muchos que las mujeres indígenas somos sus haciendas, su ganado y nos lastiman inhumanamente.

En San Luis somos el cuarto lugar en feminicidios, mientras el primer cuadro de la ciudad se ha convertido en tierra prohibida, en el casco de la hacienda que un mediocre y sus vasallos o siervos, sienten que el patrimonio histórico es de unos cuantos. A diario los encomenderos persiguen a las mujeres indígenas mazahuas, triqui, Mixteca, nahuas, tének, mixes, purepechas, otomies, que buscan su sustento vendiendo su arte, miel, flores, porque no somos ladronas o vividoras.

Por otra parte vienen y van por los templos de los nuevos oidores, personajes de derechos humanos que sólo son cómplices de mirada pasiva y falsa voz. Que no defienden nada, solo su cargo.

El encomendero X, Nava siguiendo la tradición de la mezquindad, no respeta queja, recomendaciones, sentencias y reclamos. Ahora hasta un impuesto sumiso y falso director de Asuntos Indígenas, como renegado, inculpa a mujeres indígenas violentadas por inspectores violentos, abriéndoles proceso ante su señoría el fiscal, que ante las activistas inocentes de los hechos del Congreso y las mujeres indígenas es cruel y ante el hampa un cobarde.

El virrey X. Nava se ensaña enseñorado contra las comunidades indígenas Mixteca Baja y Mazahua por alzar su voz y reclamo, les ataca y haciendo oído sordo, solo mirando a su Dios el poder y el dinero.

Un juicio político reclaman los indígenas, y pronto el señorito Virrey manda a su Corte a que levanten dedo y lo exculpen, envía a sus escribanas desde un pulso cortesano a mentir y difamar al que supone casi su esclavo. Porque aún a estas fechas hay gente que se le olvida el compromiso con la verdad y la justicia.

A X. Nava se le olvida que es humano. Se le olvida que es empleado. Que tiene fecha de caducidad. Él es el claro ejemplo del gobernante anacrónico y misógino que nos ve a las mujeres indígenas como objeto y no como sujeto de derechos.

Así en San Luis y México aún las mujeres indígenas enfrentamos la cobardía de una nación que se dice pluriétnica y diversa, pero que es todo lo contrario. Es sólo un discurso de palabras que busca bañar de pureza la masacre que aún vivimos en nuestras tierras y en nuestros cuerpos.


Pero pese a todo no estamos vencidas. Continuamos en cada paso levantando frente para recordarles que esta es nuestra tierra, que no somos tierra de conquista, que tenemos derechos por que los hemos conquistado, y seguiremos luchando contra el cobarde hasta que la dignidad se haga justicia.

Lee también la carta al editor «Los Comunicadores necesitamos garantizar el Derecho a la Información», aquí.

Deja un comentario